Primer capítulo del blog

Capítulo 1: El verano

Que maravilloso verano había pasado, lleno de días en la playa y con mis amigas todo el día. ¿A quien quiero engañar? Mi verano ha sido muy ...

jueves, 8 de octubre de 2015

Capítulo 18: Nada es lo que parece

Patricia no entiende por qué Laura ha venido con Ruben, pero ella tampoco tiene buena cara. Se la nota preocupada. No han hablado mucho, lo justo de la experiencia de Patricia en el pueblo y de mi viaje a Londres. De repente, Laura dice que se va al baño, y con una mirada sospechosa, le indica a Patricia que también vaya. Las dos chicas se dirigen al baño de dentro del bar, algo pequeño para dos personas, pero Patricia no se imaginaba lo que se la va a venir encima.

Entre tanto, vuelvo a Madrid, sola en el avión. Estoy en el asiento con ventanilla, aunque solo se pueden ver nubes. A mi lado, los tres asientos están libres. Tengo tantas ganas de ver a mis padres y a mis amigas, pero no puedo borrar de mi mente aquella sonrisa, a aquel chico especial, Josh. En tan poco tiempo he experimentado tantas emociones con él, le extraño, pero, ¿me extrañará él a mi? Pienso que sí, aunque tanta distancia... Sin olvidarme también que acaba el verano y empiezo mi experiencia universitaria. Pero el verano siempre termina con una fiesta única, el 31 de agosto, aunque justo en eso no había pensado. Ahora mismo no estoy para fiestas, solo para volver a verlo y sentir mariposas en el estómago, que me haga sentir especial.

Sin darme cuenta, de tanto pensar y sumergirme en mis cosas, había llegado al Aeropuerto de Barajas. Mis padres venían a por mi, así que me di prisa para coger la maleta y reunirme con los míos. Allí estaban, con una cartulina con mi nombre y con una gran alegría en la cara. En ese momento, no pude reprimir el recuerdo de la llegada al Aeropuerto de Londres, donde él estaba esperándola, donde se dieron aquel beso, ese beso lleno de emociones. Volví en sí, aguanté las lágrimas y corrí hasta mis padres. No hacia falta decir nada, me conocían muy bien, un abrazo entre los tres les hizo entender que mi experiencia había sido inigualable.

Pero desde un baño minúsculo de un bar de Madrid, la confesión de una de mis amigas no tardaría en llegar.

- Patricia, siento la incomodidad, iba a venir sola, pero no he podido, él ha insistido en venir - dice Laura con su mirada perdida.
- ¿Cómo que no has podido? Yo entiendo que quieras estar con él porque dentro de nada empiezan las clases, pero por un día y después de todo lo que ha pasado, no lo entiendo.
- Si en principio iba a venir sola, pero no ha querido que viniera sin que él estuviera presente - sus ojos se empiezan a poner vidriosos.
- Laura, ¿va algo mal? Me estas empezando a preocupar.
- Necesito ayuda, no todo es lo que parece. Al principio todo era muy bonito, Ruben parecía el chico perfecto e ideal, pero no todo es lo que parece ...

Y sin esperarlo, Laura empieza a llorar desconsoladamente, su maquillaje se estropea y se deja apreciar las pequeñas marcas que tiene alrededor del cuello. Patricia en este momento sabe que necesita su apoyo, y rápidamente la abraza.


PD: Gracias por el apoyo, y seguiré escribiendo hasta que mi imaginación falle. Espero críticas y opiniones, siempre se puede mejorar.